Cómo adaptar las empresas para la vuelta a la rutina

En Grupo SPEC sabemos que hay muchas dudas a la hora de adaptar las empresas para la vuelta a la rutina. Te damos las claves para que cada tipo de negocio cumpla con las normas de seguridad necesarias para proteger la salud de empleados y clientes.

Cada vez son más las empresas que van volviendo poco a poco a la rutina y abren sus puertas de nuevo para que los empleados realicen su trabajo de forma presencial. Pero es importante no bajar la guardia y mantener todas las medidas de seguridad necesarias para evitar un repunte en los contagios por COVID-19. Este es el motivo por el que aquellos que vuelvan estos días a sus centros de trabajo encontrarán algunas diferencias y pasará algún tiempo hasta que todo vuelva a ser como antes. 

Antes de pensar en volver a la normalidad y permitir a los empleados reencontrarse con su lugar de trabajo, las empresas tienen que adaptar sus espacios a la llamada “nueva normalidad”. Además de ofrecer mascarillas y gel desinfectante en la entrada, habrá que hacer algunos cambios más. Dependiendo del tipo de empresa, del trabajo a desempeñar y del número de trabajadores, las medidas de seguridad serán diferentes. 

Cómo adaptar una oficina para la vuelta a la rutina

Las oficinas deben modificar su distribución de puestos de trabajo para respetar la distancia de seguridad. La mejor opción para que haya una distancia de 2 metros entre los trabajadores es alternar los asientos disponibles anteriormente y, para mayor protección, se recomienda instalar mamparas o pantallas de separación entre las mesas. 

El verdadero reto es evitar aglomeraciones cuando los trabajadores no están sentados en su silla, para ello lo mejor es delimitar y marcar las zonas de circulación. Debe quedar claro por dónde se debe entrar, que dirección seguir y por dónde salir, igual que sucede con los coches en un parking. 

En lugares como el comedor o la cafetería se deberán respetar los turnos asignados y el aforo deberá reducirse a la mitad

Cómo adaptar una fábrica para la vuelta a la rutina

En el caso de las fábricas la clave vuelve a estar en la distancia de seguridad. Las cadenas de montaje deberán adaptarse y respetar los 2 metros de distancia entre los trabajadores. En aquellos casos en los que sea imposible esta separación, es obligatorio el uso de mascarilla y guantes para evitar el contagio

La distribución de turnos en diferentes franjas horarias que eviten una alta concentración de trabajadores ayudará a que no descienda la producción. 

Cómo adaptar un bar o restaurante para la vuelta a la rutina

En los bares y restaurantes se deben retirar mesas para que la distancia entre los clientes sea mayor y, además, permitir esta distancia social cuando clientes y empleados se muevan entre las mesas. 

Para evitar riesgos innecesarios, es recomendable colocar la carta en el exterior del establecimiento y eliminar las individuales, será necesario limpiar los aseos cada vez que un cliente los utilice, lavar los platos siempre en el lavavajillas y desinfectar a fondo las mesas y las sillas antes de que las utilice un nuevo comensal. 

Una vez que los trabajadores vuelvan a sus centros de trabajo, tendrán que fichar al llegar y al marcharse también de forma segura. Para conseguirlo se pueden utilizar apps móviles de gestión horaria o sistemas de control de accesos con lector facial, ambas evitan que muchas personas toquen una misma superficie de forma repetida. En Grupo SPEC trabajamos para que las empresas encuentren la solución que mejor se adapta a sus circunstancias, ponte en contacto con nosotros y te daremos toda la información.

Chatea con nosotros