7 ventajas de la inteligencia emocional en el trabajo

La experiencia laboral puede mejorar mucho si se cuenta con inteligencia emocional. En Grupo SPEC te hablamos de las 7 ventajas de cultivar este tipo de razonamiento y cómo te ayuda a lograr el éxito en el trabajo.

Desde hace ya varias décadas se ha dejado de pensar que la inteligencia de las personas depende únicamente de su cociente intelectual. Gracias a los estudios del profesor de Harvard Howard Gardner a principios de los años 80, se sabe que la forma en que gestionamos las emociones influye también en nuestra forma de comprender e interpretar el mundo que nos rodea. 

La inteligencia emocional (IE) contribuye a nuestra integración en la sociedad y nos aporta los valores necesarios para relacionarnos y responder de forma aceptable dentro de un grupo. Tener un alto grado de IE en el trabajo resulta fundamental para el mercado laboral actual, en el que no solo se tienen en cuenta los conocimientos, sino que también se busca personal con capacidad de integración, liderazgo y toma de decisiones. 

Entre las numerosas ventajas que la inteligencia emocional puede aportar al trabajo, en Grupo SPEC destacamos principalmente 7: 

1. Autoconocimiento

Identificar sus propios sentimientos, cómo es su respuesta emocional y cuáles son tanto sus destrezas como sus puntos débiles hace que un trabajador tenga un alto conocimiento de sí mismo. Esta conciencia personal mejora la confianza y ayuda a alcanzar el éxito profesional

Saber cuáles son nuestros puntos fuertes y qué nos hace diferentes de los demás permite que nos enfrentemos de la mejor forma posible a las entrevistas de trabajo y a los retos laborales. 

2. Autorregulación

Controlar los sentimientos es importante en el desarrollo de las personas. Contar con la inteligencia emocional suficiente como para regular la intensidad de nuestras respuestas anímicas es fundamental en el entorno laboral, ya que permite evitar situaciones incómodas y prevenir el síndrome de burnout

3. Óptimo manejo de las situaciones complejas

Los trabajadores con habilidades sociales son asertivos, saben negociar y tienen capacidad para pedir ayuda. Además, los empleados con alta inteligencia emocional son capaces de reducir los conflictos gracias a su predisposición para dialogar. 

4. Excelente atención al cliente

Los trabajadores con mejores resultados en los test de IE tienen un talento especial para la atención al cliente. La escucha activa, la empatía y el equilibrio emocional que aportan a las conversaciones se traducen en altos niveles de satisfacción y en mayores porcentajes de venta. 

5. Comunicación eficaz

Las mismas capacidades que contribuyen al éxito en la atención al cliente permiten que aquellas personas inteligentes emocionalmente ayuden a mejorar la comunicación empresarial, ya que no se sienten intimidadas ante su interlocutor, son persuasivas y tienen capacidad para negociar y arbitrar conflictos. 

6. Alta productividad

La capacidad para trabajar en equipo, la disposición al cambio y la motivación son tres de los rasgos típicos de una persona con inteligencia emocional que contribuyen a una alta productividad en el entorno laboral. 

7. Mayor capacidad de liderazgo

Al comprender las emociones propias y ajenas, ser empáticos, saber dialogar y dominar la escucha activa, aquellos empleados con altos niveles de inteligencia emocional obtendrán mejores resultados cuando dirigen un equipo. Las personas a su cargo percibirán que sus opiniones se tienen en cuenta, notarán que se les valora y, por lo tanto, aumentará su sentimiento de pertenencia a la empresa. 

En Grupo SPEC somos especialistas en soluciones de gestión de personal. Si buscas una herramienta que te permita tomar decisiones basadas en datos y que te ayuden a sacar el máximo partido a la inteligencia emocional de tus empleados, ponte en contacto con nosotros y te ofreceremos la opción que mejor se adapta a tus necesidades.

Chatea con nosotros