Qué es la metodología OKR y cómo aplicarla

En Grupo SPEC te explicamos qué es una metodología OKR, cómo se aplica y por qué puede ayudar a las compañías a ser más eficientes.

Grandes y pequeñas compañías están modificando su forma de trabajar para fortalecer sus resultados mediante un cambio al plantearse los objetivos y, además, implicando a todos sus empleados. Para ello han comenzado a utilizar la metodología OKR, con la que lograr cumplir sus fines con eficiencia. En Grupo SPEC te explicamos en qué consiste y cómo aplicarla a tu empresa. 

OKR significa Objetivos, Claves y Resultados en sus siglas en inglés. El fin es lograr mejorar el rendimiento de la plantilla mediante técnicas simplificadas y medibles que se puedan alcanzar en un tiempo determinado. 

Esta metodología se basa en pequeños objetivos que puedan ser abordados por determinados grupos de la compañía o por ella al completo, dependiendo de la estructura que tenga y los propios resultados a lograr. 

Aspectos clave para desarrollar el OKR 

Cuando una compañía pretende poner en marcha una metodología OKR, debe tener en cuenta dos aspectos clave para así formular los objetivos. 

  1. A dónde quiero ir. La respuesta a esta cuestión es la forma de saber cuál o cuáles son los objetivos que se quieren poner en marcha.
  2. Cómo sé si lo estoy consiguiendo. Establecer pequeños hitos y medir los resultados de cada uno de ellos proporciona la información suficiente para saber el grado de cumplimiento de los OKR. 

Además, no hay que olvidar que la plantilla tiene que estar implicada en esta metodología, por lo que puede ser muy recomendable proponer una encuesta laboral para conocer su opinión e incorporarla a los OKR. 

Cómo aplicar la metodología OKR 

El primer paso para lograr implantar una metodología OKR en una compañía es establecer un objetivo anual global, que tiene que surgir de la misión y visión por la que nace la propia empresa. Una vez perfilado este gran ítem, se continúa con los objetivos trimestrales, que no pueden ser más de tres o cuatro en cada uno de ellos. 

Más tarde, hay que definir los resultados clave para cada uno de los objetivos trimestrales, que tienen que contener métricas y, por tanto, ser medibles para poder evaluar si se cumplen o no. 

Por último, la aplicación de los OKR debe contener una serie de acciones clave para poner en marcha cada uno de esos objetivos principales que se han definido previamente. 

Big Data para implementar los OKR 

La creación e implementación de una metodología OKR supone la utilización de una gran cantidad de datos con los que primero proponer objetivos clave y después confirmar que se están desarrollando satisfactoriamente. Pero también es necesario tener un control del grado de cumplimiento de los trabajadores de cada tarea. 

Por eso es necesaria la utilización de sistemas de Big Data con los que analizar y estructurar la información extraída de estos procesos, tanto para las métricas como para la gestión de los recursos humanos implicados. 

Sistemas como netTime o SPECManager permiten tener un control más exhaustivo del trabajo de la plantilla, con lo que es más sencillo establecer y medir los resultados clave que se han creado atendiendo a las horas empleadas y localizaciones utilizadas para ello. 

Si tienes dudas sobre cómo desarrollar esta metodología y cómo se puede mejorar la eficacia de los OKR en los diferentes ámbitos laborales, no dudes en contactar con nosotros. En Grupo SPEC te podemos ayudar a lograr tus objetivos.

Chatea con nosotros